jueves, 7 de enero de 2010

De cara a un nuevo año

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES.-
Este año me había propuesto no escribir en demasía sobre política más me temo que será una tarea titánica a la vista de la cruda actualidad. Los dioses no favorecen aún el cambio de valores en nuestra sociedad, y en tanto en cuanto eso no suceda, los políticos no cambiaran sus maneras, pues no olvidemos que son un fiel reflejo de la sociedad. Otro de los cambios que me he propuesto es un cambio de actitud en cuanto a la expresión de mis ideas, pero no se engañen, seguiré sin poner paños calientes, pero sí creo que es importante contribuir de alguna manera al cambio, y por ello comenzaré a dedicar más líneas a generar propuestas en detrimento de la crítica pura.

La Madre Teresa de Calcuta decía que nunca iría a una manifestación en contra de la guerra, pero que sí acudiría gustosa a una manifestación en pro de la paz. Esa actitud me parece muy interesante y positiva, y probablemente sume más esfuerzos para generar cambios. Lo que es malo ya lo conocemos, pero es más necesario centrarnos en discutir aquello que hay que cambiar, y en esta actitud si espero debate.

Debemos ausentarnos de los debates que nos proponen los políticos, a los que siempre nos vemos abocados a entrar, y dirigir más esfuerzos a la realización de propuestas positivas que aporten soluciones a los problemas reales. España tiene muchas carencias, y es menester que sea la propia sociedad quien como siempre busque respuestas. Menos estado y más poder en manos del ciudadano, menos impuestos y más dinero en nuestro bolsillo. Menos propuestas alucinantes para problemas inexistentes y más gestión de la cosa pública básica, monda y lironda. Eso es lo que precisamos los españoles y lo único que debemos de contratar con nuestro voto. Táchenme de anarco-liberal si quieren, pero el paso del tiempo asienta más firmemente la idea que les traslado. Regeneración de la vida pública, libertad, menos gasto y más España.

Os deseo un año 10 en el que todos seamos capaces de aportar un granito de arena para cambiar las cosas en alguna medida, aunque sea pequeña, pero todo cambio y avance en pos de la libertad es siempre positivo.

No hay comentarios: