viernes, 16 de diciembre de 2005

Crispación

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES

Esta semana, estamos asistiendo al enésimo capítulo del triste libro de la crispación política alentada desde el gobierno. El aparato del PSOE y el gobierno en pleno, vuelven a cargar contra el Partido Popular para intentar, una vez más, desviar las miradas del paisanaje respecto a los asuntos que realmente nos preocupan.

El ultimo conclave de los estrategas de Ferraz nos ha aportado la brillante idea de resucitar la guerra de Irak y el accidente del Prestige para recordar a la ciudadanía que los del PP son unos embusteros y que siguen engañándonos. Esta infantil táctica responde al objetivo de apoyar la macrocampaña de imagen, que desarrollan los principales cargos del socialismo por España, vendiendo las bonanzas de su gobierno. De esta manera los socialistas esperan lograr que el PP ceda puntos en las encuestas de intención de voto. Parece ser que los fontaneros de Moncloa y los electricistas de Ferraz, creen que la campaña de oposición que tan buenos resultados les dio, en las pasadas elecciones generales, les va a resucitar. En mi opinión se equivocan por dos razones de peso: En primer lugar no está claro si fue su campaña o el atentado el que dio el vuelco electoral, y en segundo lugar; nunca uses dos veces la misma táctica, y menos cuando la coyuntura ha cambiado. Y si, las cosas han cambiado y mucho, pues aunque aún no se den cuenta son ellos los que están en el gobierno, es el PSOE y no el PP el que legisla, y es por tanto el partido socialista el que debe dar explicaciones y no pedirlas a la oposición.

Me temo que los brujos de la comunicación deben de estar de vacaciones mentales, porque por muy hábiles que sean, no pueden imaginar que los españoles somos borregos e intentar, de repente, hacernos comulgar con ruedas de molino. Entiendo que es muy duro eso de gobernar y más si te estás equivocando día sí y día no, y tener que explicar a los paisanos de a pie lo inexplicable. Si me permiten un consejo yo afrontaría las cosas con responsabilidad dando la cara y admitiendo los errores cometidos, pues eso si lo podemos admitir los votantes, porque a estas alturas de la película nadie nos engaña.

Resucitar el pasado no da réditos electorales, no mejora la calidad del trabajo de gobierno, y menos cuando las urnas ya han castigado al gobierno saliente. Un proceso electoral es partir de cero, no mirar atrás y afrontar los problemas con la mirada puesta en el futuro, con proyectos e ilusiones.

Todos los analistas políticos han desmontado esta campaña de raíz a lo largo de la semana, y los titulares han pesado más que la cortina de humo gubernamental, aquí lo que nos preocupa es la aprobación de la LOE sin consenso, las negociaciones de los fondos en Bruselas, el abandono de las familias de los muertos en Guadalajara, la ley antitabaco y la subida incontenible de los productos energéticos.

El análisis de que el gobierno ha vendido mal sus logros no es certero, claro que el miedo a los jefes obliga a los asesores a buscar diagnósticos de lo mas endeble por no hacer daño, la verdad que debían haber expresado claramente los expertos en imagen del PSOE, es que se está gobernando en contra de los deseos y las necesidades reales de la mayoría de los ciudadanos, se está legislando con el apoyo de grupos separatistas que huelen, en definitiva, se están haciendo las cosas muy mal. La libertad y la convivencia cada día tienen un hueco más pequeñito en España, frente a los fantasmas del pasado y las imposiciones de separatistas que pretenden, desde su posición de fuerza, acabar con la constitución. Blanco y en botella, leche.

Tenemos un gobierno débil y timorato, rehén de los separatistas y que con tal de ostentar el poder están dispuestos a bailar al son que les toquen sus socios de gobierno. Llegan las navidades y toca escribir a los reyes magos, mis deseos son dos: un nuevo gobierno y que me devuelvan
España.

martes, 6 de diciembre de 2005

Todos con la constitución

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES

Pertenezco a la generación de los que hemos crecido con la constitución, creo que hay muchas cosas que se pueden mejorar en esta democracia, pero de ninguna manera preferiría vivir en la república bananera utópica que pretenden los de izquierda unida o en micronaciónes aisladas como quieren PNV, ERC o los del PCTV.

Me gusta España en su diversidad y con su legalidad, lo que falla no es la constitución, sino muchos políticos, lo que corrompe es el hombre y no las leyes.

Los partidos de corte marxista y los separatistas deberían estar agradecidos a la constitución porque les ha permitido existir, pero como Bruto ante Cesar, estos envidian el éxito del marco democrático con mayor intensidad cuanto más les deja respirar. Cuanto mayor cariño reciben, mayor es su odio. Y es que al menos un sentimiento nacional les cala con mucha intensidad: el de la envidia. Cada día que se alaba la constitución, el consenso o la unidad que nos dejan vivir en esta España moderna, a ellos les hierve la sangre. Pues el éxito de la constitución constata cada día el fracaso de sus ideales. Por eso la odian y odian a los que la sustentan, al pueblo español, a la mayoría, a la masa silenciosa que cada día labra esta España plural con su trabajo.

Deberían estar agradecidos los separatistas, especialmente los que viven al cargo del erario público, pero la envidia es mala consejera e induce a la traición, Gracias a Dios son minoría, pero su voz se extiende por todas partes clamando por la separación. Tal es la grandeza de la democracia que permite que personajillos como Joan Puig sienten sus posaderas en los escaños del templo de la democracia y llenen sus barrigas con los garbanzos que todos les pagamos. Tan grande es la democracia que permite que viertan su hiel en forma de ese discurso de cromañónes que tanto les exalta. La democracia, en fin, permite que cada cual defienda sus derechos. Lo que no se puede permitir es que los enemigos de la democracia se arropen con poderes que les permitan descalabrar el edificio que le ha dado la voz. Tal es su saña que no ven que tirando abajo nuestro sostén común, ellos serán los primeros en caer.

Hoy muchos españoles han salido a la calle, no contra nada, sino en favor de la constitución, sin vergüenzas ni tapujos, hablando alto y claro, para recordar a estos ciegos que atentan contra la libertad y el bien común, que el pueblo es el garante de sus instituciones.

Que no despierten las iras de los leones que guardan las puertas del congreso, pues esos leones de bronce representan el coraje del pueblo español. El común de los españoles no estamos dispuestos a cambiar nuestra seguridad ni nuestras leyes por la aventura, en la que unos locos quieren embarcar a las regiones de donde provienen, amparándose en oscuros derechos históricos, amores al terruño y veleidades nacionalistas decimonónicas.

Mariano Rajoy, en su discurso de hoy, ha referido con precisión los principios básicos de lo que es España para muchos de nosotros: "los integrantes de la Nación no son las tierras ni la historia, son las personas", "nos importan las tierras y la historia, pero el depositario de los derechos es siempre el individuo", al tiempo que señalaba que "no formamos una Nación de naciones, sino una Nación de personas, de ciudadanos libres e iguales". Ojalá nuestro presidente Zapatero escuche estas palabras, reflexione profundamente sobre ellas y se de cuenta de que ciertos compromisos y su ambición desmedida le estan llevando por el peor de los caminos.

lunes, 5 de diciembre de 2005

Pánico escénico

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES

Parece que los dirigentes socialistas andan asustados con el ciudadano de a pié, sucede como si de pronto les entrara pánico escénico. Tradicionalmente al PSOE se le relaciona con términos como dueños de la calle, asamblearios, y demás. Su lugar de autopromoción siempre fueron las casas del pueblo, plazas, espectáculos feriales, mítines, etc. Pues curiosamente en las ultimas fechas se les detecta un cierto miedo al público, no se si será por que realmente se creen que todo el mundo está contra ellos o que la ciudadanía se ha vuelto facha de repente.

Se les nota cómodos solo en actos que hayan pasado por el fino tamiz de sus operarios y organizadores. Como botón de muestra, la semana pasada Pepín Blanco, a la sazón secretario de organización del partido, que es de los que se autocalifican de tolerantes y demócratas de toda la vida, va y se marcha todo ofuscado de un acto de entrega de premios a los jubilados porque el orador le recomienda al gobierno que en lugar de meterse con lo del estatut, pues que se dediquen a mejorar las políticas sociales. Menudo espectáculo daría el paisano. Y es que los nervios los llevan a flor de piel y no están para aguantar criticas ni de los pobres ancianicos, a lo mejor se pensaba el pobriño que iba a sufrir un atropello con taca taca, o quizás un atentado con bastón, vaya usted a saber.

La imagen que dio ese dia para su partido le habrá hecho bajar otra décima en las encuestas, seguro. Pero la cosa no queda ahí, hoy la Fernández de la Vega se ha atado los machos y se lanzó a la arena en Teruel para explicarle a los escolares eso de la constitución, y todo el montaje le iba genial; la Fernández de la Vega citó expresamente el artículo 10 de la Constitución en el que recogen "derechos inviolables" como que las leyes no pueden discriminar a la mujer, y también, continuó, el de la libertad de expresión, cuyo límite es "el insulto, la injuria, la difamación". La vicepresidenta, después de hablar a los alumnos de la tolerancia como valor recogido en la Constitución y de la libertad de expresión abrió un turno de preguntas. En ese momento, un profesor del Instituto “Segundo de Chomón”, David Prieto, tomó la palabra para afirmar que las preguntas estaban censuradas previamente. Este profesor explicó que desde la Dirección de Educación se le habían pedido que pusiera por escrito qué preguntas se iban a hacer y consideró que era contradictorio este hecho con que la vicepresidenta aludiera a los derechos recogidos en la Constitución.

El presidente del Gobierno de Aragón, que acompañaba a la Fernández de la Vega, dijo que los alumnos eran libres para preguntar lo que desearan y la vicepresidenta añadió que "sin censuras". Sin embargo, como ha informado la Cadena COPE, las preguntas que los alumnos dirigieron a la vicepresidenta fueron las que se habían pactado anteriormente. El jefe del Servicio Provincial de Educación del Gobierno de Aragón en Teruel, Jesús Rodríguez, admitió en declaraciones a Europa Press, que había realizado una selección de las preguntas con el fin de "ordenar el debate". Además, los alumnos que portaban pegatinas con el lema "Teruel existe" no pudieron acceder al acto.

Pues como está el patio, claro que a la vice se la entiende después de lo que sufrió este verano en Guadalajara; cuando se hizo acto de presencia en uno de los pueblos asediados por el fuego y se encontró con los abucheos de los vecinos, a causa de la tímida respuesta de la administración para sofocar uno de los más trágicos incendios de los últimos tiempos. Eso si, curiosamente a algunos de estos nerviosos vecinos se les multó, ¡que gran ejemplo de tolerancia gubernamental!.

Lo más fuerte, sin duda, lo que sufrió el pobre Bono en la manifestación de las victimas del terrorismo. Según el; atentaron contra su ilustre ministerialidad, y claro, había que detener a los agresores fanáticos. Curiosamente hoy estan en los tribunales los policías que detuvieron a dos militantes del PP que pasaban por allí, y no se, si a este paso, caerá algún miembro del gobierno, porque alguien daría las ordenes ¿no?.

Definitivamente los del PSOE tienen perdida la calle y ello es muestra de que las cosas no les van tan ricamente como manifiestan. Y esto es solo el comienzo, nunca un gobierno en tan poco tiempo a cabreado a tantos.