domingo, 23 de noviembre de 2008

Todo comenzó quemando libros...

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES
Esto de la memoria histórica de Garzón y Zapatero está sacando a lo mejorcito del pesebre nacional-socialista. Así ese símbolo arquitectónico del marxismo que es el Círculo de Bellas Artes en Madrid (antigua cheka durante la guerra civil) ha sido reciente testigo de la parición entre sus muros de uno de los más voluminosos fantasmas de nuestro pasado reciente.



La memoria histórica no solo nos trae los crímenes del franquismo sino también tortuosos y vociferantes personajes como es la musa de la mujer modelo marxista, Cristina Almeida. La abogada, que llevaba un tiempo retirada, a regresado a la escena pública para ocupar un amplio puesto al frente de la falange de artistas del pesebre que ha salido al grito de ¡defendamos a Garzón!.
La ex dirigente comunista ha manifestado con su habitual tono contenido que lo que hay que hacer es dedicarse a quemar los libros de historia de Cesar Vidal y Pío Moa que pueblan las estanterías de El Corte Inglés. Lo cierto es que esta mujer tiene razón, no basta con el trolerío que nos meten diariamente en periódicos y teles afines al régimen, no es suficiente el lavado de cerebro de la asignatura para la educación de la ciudadanía, pues en verdad algún español pueda escaparse de esta magna obra de lavado de cerebro colectivo. Por tanto quememos los libros, apliquemos las llamas purificadoras a todo aquello que suponga un atentado intelectual contra el régimen. Poco le faltó a la musa del marxismo revolucionario que proponer la creación de un cuerpo de bomberos para quemar los libros y estaríamos rememorando la novela de Ray Bradbury, “Fahrenheit 451”. Me parece recordar también, que los pares del socialismo español, en la Alemania de los años 30 del siglo pasado, calentaban las frías noches con enormes hogueras alimentadas con libros no permitidos.
Vistos quedan los ramalazos liberticidas del pesebre sociata, lamentablemente y como siempre, la gente parece no querer enterarse de estas cosas y prefieren seguir anestesiados, brindando con champagne o cerveza de barril en tanto nos abocamos sin remedio al abismo de la crisis económica y el fin de la democracia. El pueblo español solo quiere engordar la barriga, y en tanto duerme la siesta, deja sus asuntos en manos de la satrapía socialista. El que escribe estas líneas bien puede ser tachado de aguafiestas y cenizo, pues hasta uno mismo se plantea en ocasiones, y a la vista de la cruda realidad, si no resultará más práctico dejarse llevar por el sueño de Baco, y dormir entre los benditos brazos de la feliz ignorancia. Al fin y al cabo, ni la propia oposición institucional hace nada por cambiar las cosas.

Garzón dixit: Franco ha muerto

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES
Garzón ha revelado a las masas que Franco ha muerto. Según las informaciones recibidas en los teletipos de todas las agencias y medios de comunicación españoles, la noticia al parecer es cierta. Tras realizar una profunda y laboriosa investigación el súper-juez súper –estrella ha podido averiguar que tanto el dictador como los generales que le acompañaron en el alzamiento nacional al parecer han fallecido. Todo comenzó cuando el juez, por órdenes presidenciales, se lanzó a buscar a los instigadores del golpe militar contra la democracia española, durante el periodo de la segunda república. La labor del juez ha sido de tal y profundo calado que le obligó durante meses a dejar de lado la instrucción de otros casos menos relevantes, así aburridas cuestiones penales relacionadas con simples delitos de terrorismo, narcotráfico, o bandas internacionales han debido esperar ante la ciclópea tarea de levantar un sumario descomunal contra los grandes enemigos de las libertades, los militares reaccionarios que se alzaron contra la segunda república en 1936. Según fuentes cercanas al héroe de la justicia española, no ha sido posible apresar a ninguno de los militares implicados, a causa de la inevitable acción del tiempo. Así Mola, Sanjurjo, Queipo de Llano, o el propio Franco, han sorteado a la justicia una vez más y no podremos asistir a un Nuremberg a la española.
Según se desprende de las investigaciones dirigidas por Garzón, al parece el dictador pudo fallecer en el año 1975. Hemos podido saber que Franco sufrió una larga enfermedad, incluso se comenta que el dictador pudo acabar sus días en un hospital de la seguridad social. Como se sabe la seguridad social es una organización sanitaria que España debe agradecer a Felipe González y el socialismo, y como señalan los libros de memoria histórica que podemos encontrar en cualquier colegio esta, y las viviendas de protección oficial, junto con el AVE , y las autovías permitieron a España ponerse a la cabeza de las naciones europeas y acceder al G8, ya con nuestro presidente Zapatero.
En declaraciones del lider de la oposición institucional, Mariano Rajoy, nos encontramos ante un desastroso suceso, que pudiera achacarse al gobierno (si no le parece mal), pero que en cualquier caso a buen seguro que los demócratas unidos sabremos afrontar como uno solo.

La sensación de frustración en las calles es evidente, y a nadie se le escapa que, a pesar que los criminales han escapado en esta ocasión, el juez estrella volverá a la carga con nuevos e importantes casos en defensa de la libertad de los españoles y su joven democracia.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Obama vs Zapatero

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES
Comentaba días atrás, con mi amigo Miguel, esto de la euforia de los del bunker de la progresía con la victoria de Obama. Y es que andan todos que no caben en su gozo, y vendiendo sin rubor, a los cuatro vientos, que vamos, como que si hubiera ganado las elecciones el propio PSOE. Tecnicamente el objetivo de marketing de los de Zapatero pretende difundir entre el electorado la falsa imagen y el mensaje, que Zapatero y Obama son sosías ideológicos: jóvenes, idealistas, cool, renovadores y progres al límite. Es una operación de imagen, pero en este país de votantes a marca, que todo lo tragan, y no hacen esfuerzo por analizar propuestas, puede tener éxito.

La verdad es que resulta muy triste el aldeanismo de nuestros políticos, pero más triste, si cabe, la incultura de nuestros compatriotas. Entiendo perfectamente que José Luís y sus amigos necesiten vender la especie de la victoria en USA, por aquello de todas las meteduras de pata previas, del de León, en toditas las elecciones que se han celebrado en el extranjero hasta hace unos días, porque es que era apostar el pobre por alguien y le salía rana, no olvidemos los casos de Francia o Alemania. En fin, que esto de Obama, es como quitarse una chinita de las posaderas. Hay que reconocer que había mucha coña con Zapatero y su Baraka, especialmente a la hora de predecir los resultados en países, donde la gente, está como un poquito más informada que en este patio de monipodio en el que vivimos.

La victoria de Obama, por tanto, ha supuesto un momento mágico que tratan de trasladar los de la Secta como algo propio, todo ello en el ridículo intento, de convencer al pueblo español que el partido demócrata va a estar con el PSOE a partir dos piñones y un almendruco. La verdad es que ambos partidos tienen muy poco en común, para empezar, la idea de libertad: cosa que en el caso de Zapatero es algo a medio camino entre Venezuela y Cuba, mientras que los del norte de América como que tienen otros gustos menos exóticos. No olvidemos que fue un demócrata, John Fitzgerald Kénnedy, quien impuso el embargo a Cuba. Otro demócrata, Lyndon B. Johnson, entró en Vietnam con todos los recursos de la maquinaria de guerra yanqui. Demócratas fueron los estados esclavistas del Sur, mientras que curiosamente el que abolió la esclavitud, Lincoln era republicano. Son muchos los ejemplos.

En fin, que las diferencias ideológicas entre el socialismo depredador y bananero que gastan estos progres demodés son profundas respecto a los demócratas made in USA. Los primeros se quedaron en el siglo XIX, la guerra civil o los organillos de Stalin, mientras que los demócratas norteamericanos, aparte de ser bastante diversos en su ideología, no creo que jamás apoyen a los amigos de Zapaterin en América latina, entre otras cosas porque son, no solo ya, un atentado en sí mismos contra la libertad individual y los derechos civiles, sino en lo económico un regreso a las cavernas y el autarquismo de los soviets.

A los progres españoles, como dice una de sus canciones, -no nos moverán-; no les moverán de la adoración a ese genocida que fue el Ché Guevara, las canciones de Victor Manuel (ese rojo de visa oro), los planes quinquenales, la justificación del muro de Berlín, de Atahualpa Yupanqui y Rigoberta Menchu, lo de OTAN no, la memorieta histórica, el ¡¡viva el aborto!!, y la adoración ignorante y típica del romanticismo del XIX a todo lo que sea musulmán. Ese es el papel que pretende vender un analfabeto funcional como Zapatero en la cumbre del G20 en Washington, ahora que tras tanto rogar y patalear, Sarkozy le ha cedido, con bastante condescendencia, todo sea dicho, un sillón.

Entretanto como digo, los de El País, La Secta, la Primera, la Cuatro y demás cadenas públicas de los reinos de taifas nacional-socialistas propagan a las masas inanes el mensaje oficial, que el primo hermano del PSOE ha ganado en Estados Unidos, y que por tanto , y desde este momento, ya no estamos en guerra con el satán yanqui, y si hace falta ir a perder más soldados a Afganistán, pues que vamos como corderos, y a ciegas, mire usté. Bienvenido Mr. Marshall Obama. Lo peor es que bien conocen los socialistas a este pueblo nuestro, o al menos a la mayor parte de las grandes masas bobaliconas, y probablemente acierten una vez más, aquí nos tragamos hasta un vaso de aguarrás, si así nos lo manda la progresía imperante, porque son tela de convincentes. Al fin y al cabo los buenos de toda la vida son estos prendas, y los demás, o sea la otra media España, habremos de seguir aguantando el chaparrón mediático, soportando la indefensión de ver un Partido Popular entregado, y sometido al gobierno, y esperando tiempos y líderes mejores.

Una mentira repetida cien veces termina siendo creída, por muy tozudos que resulten los hechos, y si alguien es experto en lanzar la trola el primero, ese es el aparato de Ferraz. Blanco como Pepiño, y en botella.