lunes, 26 de enero de 2009

Ni Mortadelo ni Filemón

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES
Este PP de mis entretelas anda cada día perdiendo más tornillos, bielas y hasta aceite. La cortinona de humo de la trama de espionaje, está levantando más polvo que una estampida de búfalos en la sabana. Puedo jurar y perjurar que no quería hablar de este tema, hasta que la neblina del combate, y la pólvora hubiesen despejado un tanto, pero como siempre la actualidad manda, en cualquier caso voy a intentar ser por una vez prudente, y decir la mitad de lo que pienso, lo cual va a costar bastante, créanme.

Si las bases del partido no tenían bastante con las últimas derrotas, con el abandono de los movimientos cívicos, con el melifluo y cortesano grupo parlamentario, los rifirrafes del congreso de Valencia o los enjuagues del congreso de Cataluña, ahora han de sufrir un nuevo calvario, con el espectáculo bochornoso que han orquestado el diario gubernamental El país, y quien se beneficie de esto en las sombras.

Resumiendo muy mucho, cuestiones que están en primera plana desde hace una semana, parece ser que existen una o dos tramas de espías, también parece que tenemos tener a los espías de los espías, o sea el gobierno, que como ha declarado Rubalcaba están representados muy dignamente por Mortadelo y Filemón. La pantomima, si es que esto fuera una obra cómica, tiene como protagonistas de videos y otras grabaciones e informes, a consejeros del gobierno de Esperanza Aguirre, concejales de Gallardón, y sabes Dios si alguien más saldrá en la foto.

Parece mentira que en esta tierra que habitamos, alguna persona con dos dedos de frente (y que no tenga carnet de la izquierda cavernícola) le pueda dar algún crédito al diario El país, pero bueno, para algún socialista que pueda leer este artículo, me remitiré a lo único que es tozudo y válido, los hechos:

Primero.-El redactor de estas informaciones, Francisco Mercado negaba ante el juez instructor, este pasado viernes, que tuviese alguna prueba de que Esperanza Aguirre siquiera conociese algo de esta presunta trama.
Segundo.- El diario El País solo menciona unos "partes" sin firma, rúbrica o membrete alguno y cuya procedencia se desconoce.

Es curioso como tanta gallardía periodística, cuando toca declarar ante un magistrado, se desmorone, lo cual ya huele bastante a podrido, pero aún así y como es tradición en su línea editorial, el diario gubernamental no duda ni un momento en que la trama de espionaje parte desde la comunidad de Madrid. Bueno yo solo sé de hechos, y sobre ellos saco mis propias conclusiones, entre las que puedo deducir, que me resulta bastante extraño que un gobierno se espíe a sí mismo. Existen otros hechos, como por ejemplo son las deudas que pueda tener el diario El país contraídas con Caja Madrid, entidad cuyo presidente no tiene precisamente el apoyo de Esperanza Aguirre, y anda peleando con uñas y dientes por mantener el sillón y coche oficial. De todos es conocida también la estrecha relación y aprecio del diario “independiente de la mañana”, hacia el Alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, y de nadie es tampoco un hecho desconocida su animadversión hacia Esperanza Aguirre. Otro hecho que puede ser constatable, es el alto aprecio de las bases del partido, tanto en Madrid, como en toda España, demuestran hacia la presidenta de la comunidad, lo cual debe levantar bastantes envidias, pienso yo. El cuadro ya va tomando a nuestros ojos una composición y cierto color.

Si tal vez ha sido precisa una guinda para adornar tan desgraciado bodegón, haya sido la postura de Mariano Rajoy, a la sazón Presidente del Partido Popular in pectore, y si por él pudiera ser, in eterniam. Un Rajoy fuera de juego como es costumbre en él, una vez más, actúa de cara a la galería, de la manera más torticera que se puede esperar. Rajoy, que contó con el incondicional apoyo y la lealtad firme de Esperanza Aguirre en la pasada legislatura, se ha colocado al lado de Gallardón, y admite a trámite los embustes de El país. Rajoy promete sin piedad guillotina, y evidentemente no está pensando ni en la cabeza de Gallardón, ni en la de Soraya. Solo una persona hace sombra en las encuestas al de Pontevedra, solo una mujer concita apoyos entre las bases del partido, y especialmente, planta cara al gobierno de Zapatero en estos momentos; se llama Esperanza Aguirre. Con lo que sumen ustedes dos más dos.

Resulta triste que la única oportunidad que tenga Rajoy para demostrar su liderazgo, sea el tan español método de cortar cabezas para quedarse solo, es algo muy valiente y digno de un hombre en nada mediocre, qué duda cabe. Resulta muy triste igualmente que la presunción de inocencia brille por su ausencia, frente a un mal disimulado oportunismo político, en las declaraciones del líder de TODO el Partido Popular, en la que habría de ser la defensa de los suyos. Hay dos cosas que no soporto en un político; una es la cobardía, otra es la falta de caballerosidad y finalmente la incapacidad de ser resolutivo con los asuntos.

Mucho me temo que el espectáculo aún no haya llegado a su fin, y así entre Filemón Gallardón, Mortadelo, y el dicharachero reportero de El país, continúen proporcionando gozo sin fin a los inquilinos de la Moncloa y Ferraz, que deben estar muriéndose de la risa, y frotándose las manos a la vista de los resultados de las encuestas, cara a las próximas convocatorias electorales. ¿Qui prodest?, a quién beneficia este berenjenal”?, solo se me ocurren tres figuras, uno es Zapatero, y los otros son Mariano Rajoy, y el ambicioso Filemón Gallardón.

Solo he de hacer un reproche a Esperanza Aguirre, y es que en esta ocasión, su tradicional arrojo y valor están de más. En este mundo, por pocas personas se puede poner la mano en el fuego, y hay ocasiones en las que es mejor optar por esperar, y que los tribunales y otros hablen. La gallardía de esta mujer es conocida, muchos son sus fieles, pero ha de entender que también los enemigos, máxime en un partido donde no importan las opiniones de las bases, más que para rellenar los muros del Facebook, solo cuenta el establishment, la amplia nómina de empleados y burócratas al cargo de administrar la organización, véase el increíble caso de las no-listas abiertas de Cataluña, resuelto el envite con un manotazo de Génova, e imposición de candidata de “consenso”. Así están las cosas.

Esperanza es mucha mujer para enfrentarse con ella, bien lo saben algunos, y temiendo un enfrentamiento claro, directo y honrado, con urnas de por medio como Dios manda, prefieren orquestar estas maniobras con el fin de descabalgarla de las quinielas, antes siquiera, que haya empezado la carrera. Mucha gente, en previsión que la venganza proporcione tan desdichados frutos, está clamando por el regreso de José María Aznar para poner orden, concierto y principios a esta orgía de melés que asola, a lo largo y ancho de la geografía, al único partido que puede, en otras circunstancias, poner al PSOE mirando hacia Pernambuco.

No hay comentarios: