lunes, 30 de junio de 2008

Zapatero ni en castellano, ni en inglés

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES

El Presidente Zapatero ha dicho, que no apoya el manifiesto por el castellano, que inició un grupo de intelectuales y el diario el Mundo, porque parece ser, que según sus entenderes, nuestra lengua común y universal no sufre ninguna amenaza seria. Ya no se lo que puede resultar una amenaza ,para este señorito del casino de León. Segun este insigne idieológo; el estado del castellano es maravilloso en Cataluña , como en toda España, y la crisis económica no es tal, sino cuestión de opiniones. O sea, que esto es relativismo en estado puro: a ver José Luis si llevas en el bolsillo dos duros y te quitan uno ¿tienes más o menos dinero que antes?, -ejem, es una cuestión opinable, además la peseta ya no tiene valor per se-, y ¿si te quito el otro duro?,: -pues depende, pero sería un atentado contra los derechos de los trabajadores-.

Probablemente hay dos razones que Zapatero no ha dado para justificar su rechazo al manifiesto por el Castellano, una es por sectarismo: él no puede firmar donde lo han hecho gentes del PP y la UPD, no se vaya a manchar, y la otra es por proteger a Bibi, ya que como la van a proponer para académica de la lengua del régimen, y dadas sus faltas de ortografía tipo inferiorización de miembras, pues en fín.

Zapatero está atado de pies y manos y no es capaz de reconocer ninguna verdad por absoluta que sea, siempre relativizará la cuestión y le dará una vuelta de tortilla con mejor o peor fortuna. Pero los hechos son tozudos y la realidad patente, los atentados contra la lengua española y el derecho a la educación son múltiples y de ellos hemos de culpar tanto al PSOE como al PP, de poco nos vale que ahora nos diga que el PP también hizo de las suyas, ¿y que?, ¿entonces dejamos el problema sin arreglar?. Esa es la típica salida del escaqueado de clase, que puede estar muy bien para otros terrenos pero no el del gobierno. A los problemas, como a los toros, hay que hacerles frente.

Es evidente que este gobernante está más preocupado por sus clases de inglés de la señorita Pepis que por deshacer entuertos con la lengua patria, lo peor es que al final este gobierno ni habla bien en inglés ni en español, ni falta que hace porque todo es relativo y depende de cómo lo vean. ¿Qué más da? Si a la gente lo que le importa es el fútbol y las vacaciones de verano.

No hay comentarios: