jueves, 26 de junio de 2008

Pepiño aprueba los cambios en el PP

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES
En una conferencia “pronunciada” ayer, Blanco ha aseverado ufanamente que 'la estrategia de la crispación está afortunada y definitivamente agotada', y ha ofrecido una mano tendida al PP para dialogar y llegar a acuerdos en temas de Estado. Con esta sentencia tan "cocreta" y sesuda, de la primera cabeza parlante del socialismo español, queda cerrado el gran proyecto de crecimiento futuro del PSOE hacia el infinito electoral. Al final el cacofónico va a ser un estratega del nivel de Clausewitz. El Napoleón de Lugo ha decretado que cautivo y desarmado el ejército nacional, queda inaugurada una nueva época de talante, felicidad y diálogo de civilizaciones para los españoles.

Al respecto, ha afirmado que el presidente del Gobierno, quiere dejar atrás definitivamente algunos de los viejos temas de España que 'son tan del gusto de la derecha', con nuevos planteamientos que favorecen un clima político más razonable. 'Es más difícil crispar cuando se discute sobre cuestiones que no vienen cargadas emocionalmente por la historia', ha observado Pepiño. Esto lo dice uno de los promotores de la ley de memoria histórica, la trampa mentirosa del laicismo, que no es otra cosa que pretender someter a la iglesia, el matrimonio homosexual, el aborto indiscriminado, Etc. Bueno ya solo falta darle la puntilla a Federico y el campo de batalla quedará completamente despejado.

La verdad es, que no se como se sentirá el señor Rajoy con este perdonavidas de Pepiño, pero a mi desde luego no me sorprende nada de lo ocurrido. Desde estas páginas venimos advirtiendo sobre los peligros del lightismo (por light), en que ha entrado en barrena el PP por un puñado de votos.

También ayer Rajoy declaraba en su nueva casa, por la SER, que el “marianismo” son cuatro cosas, a saber: centro, mujeres, diálogo y futuro. Tiene gónadas la cosa; dos días tras el congreso y ya admite que se inaugura una nueva hégira, la del marianismo, menos mal que no se le sube nada a la cabeza.

Analicemos esas cuatro cosas que representa el marianismo: Centro, es lo mismo que el alejamiento de toda postura ideológica firme en deriva hacia una posición equidistante y poco definida respecto al contrario: el PSOE. Conclusión: la muerte de la ideologías.

Mujeres, ¿Qué hay más mujeres en la ejecutiva?, ¿Qué a Mariano le gustan las mujeres y el vino?, ¿mamá hoy ya soy mujer?, ¿será la niña de Mariano, que por fin ha crecido?: no comprendo bien este acertijo, pero se de una mujer, Esperanza Aguirre, que esta maldiciendo ya por lo bajo.

Diálogo. Bueno esa parte si está muy clara: es como el posicionamiento en el nebuloso centro, diálogo con la izquierda, diálogo con el PNV, diálogo con ERC, diálogo con CIU, todo menos el diálogo con el afiliado del PP y los dirigentes molestos.

Futuro: en el oráculo marianista son los negros nubarrones que se ciernen sobre todos los que no comulguen con sus ruedas cuadradas de molino, que en Galicia son de piedra y pesan un quintal. Futuro delicioso para todos los que se plieguen a su postura y al diálogo con los socialistas, el futuro de la niña de Marianin el flojo, que ya es mujer. El futuro que nos espera a todos los que muy dignamente sostenemos una postura moral y unos principios: la calle.

Conclusión, si alguien salió del congreso de Valencia con dudas, pues ¡toma jeroma pastillas de goma!, que son pa la tos. Nos espera, por tanto, una muy sosegada legislatura con unos dulces y refrenados discursos, y hasta juegos florales en el parlamento. Todas las acciones de tensión serán rodadas por especialistas tras acuerdos fijados en guión. Las escenas de sofá en la Moncloa serán muy repetidas, y el pueblo español se verá enormemente beneficiado de este clima tan sosegado y suave, en el que no amenazará ni la lluvia, ni la helada, ni el pedrisco: calma chicha.

El proyecto político del PSOE ha vencido las últimas resistencias y gratis total, sin batalla, ni sangre. Solo ha habido un muerto, se llama dignidad. Entre humo y sombras se dibujarán los discursos y programas electorales, la poca verdad que había ha fenecido, la honra de sostenella y mantenella ha quedado sepultada en Valencia con el Cid, bajo siete cerrojos. Estamos en el crepúsculo de la era apolínea (como define Otero Novas), el oficialismo estrecha el cerco desde múltiples frentes a todos los que somos críticos . Ya solo queda tirarse al monte, el exilio a otras tierras o ceder y dejarse llevar por la corriente. Ustedes deciden.

Perdonenme mis amigos más íntimos si me declaro marianista, lo mío viene de antes de Rajoy, es por mi devoción a la Virgen María, a partir de ahora me definiré como virgenista, por si las moscas.

No hay comentarios: