lunes, 28 de abril de 2008

Barcos sin honra

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES

Este clan de Zapatero tiene una suerte que ni Curro Romero mire usted. En un fin de semana nos adelgazan las arcas estatales a golpe de pagar la jornada laboral a un Potosí a una banda de piratas, un Ministro nos mete en una crisis con el aceite de girasol y lleva a la ruina al sector y acojona al respetable todo en un día, y al siguiente dice que todo está genial, que si te he visto no me acuerdo. Y aquí no pasa nada, los medios afines miran para otro lado y silban.

Lo del girasol me ha recordado mucho a la gran maniobra de Forum filatélico y Afinsa, de los cuales solo sabemos que dejaron a cientos de miles de ahorradores sin blanca y ahora el gobierno no quiere saber nada del asunto.

Aquella fue una maniobra orquestada para tapar las duras protestas por el 11M, no se si esta crisis del girasol será para que no hablemos de los piratas y del pastón que se fue en mandar una fragata y cuatro aviones de esa ONG conocida como fuerzas armadas y pagar el chantaje de los bucaneros somalíes, que digo yo que para terminar acoquinando mejor dejaban los aviones y el barco en donde estaban.

Aún recuerdo las palbras del ilustre marino, Méndez Núñez cuando decía aquello de que –España prefiere honra sin barcos, que barcos sin honra-, pues nada la España de Zapatero prefiere piratas ricos antes que España con honra, o Chikilicuatre en eurovisión, antes que cantante como Dios manda dejando el pabellón bien alto.

Tienen que venir nuestros marinos con la cabeza bien alta, si señor, lo mismo que nuestros verdaderos artistas, estamos todos contentos, pero es lo que han elegido los doctos electores en las urnas y, por tanto, hay que tragar.

Parece mentira que esta comunidad de nacionalidades y sensibilidades antes llamada España, con la tradición que tenían su armada y tercios de mar en la persecución de piratas, bucaneros, corsarios, morisma, filibsuteros, corso y turcomanos, deba andar ahora con el rabo entre las piernas por entre la comunidad de naciones ribereñas, agachando la cabeza porque una banda de punkies en un patera nos mojó la oreja. A ver quien es el guapo de almirante que va a las próximas maniobras de la OTAN, menudo cachondeo le espera. -Que miré usté almirante Martínez, que mejor se me lleva sus naves a la retaguardia de la flota, porque lo mismo hay que disparar unos misiles de nada, y su tropa se me inquieta e incluso desasosiega con el ruido, nadaaaa, al finalizar las maniobras vuelva usted con su buque insignia y le damos su diploma, andeee-.

No sé para qué gastamos tanto en armar y entrenar la flota, mejor se lo dábamos todo a los de Greenpeace que el menos meten más guerra en la mar océana y le echan más narices a la cosa de marear. Zapatero y la menistra de la cosa con camuflajes bien pueden estar orgullosos de la labor, porque están logrando todo lo que pretendían: una oposición pusilánime y desarbolada, una fuerzas armadas de la Señorita Pepis, y una nación que antes que en la honra piensa más en como meterle el dedo en el ojo al de la provincia vecina, por un quítame allá estas pajas, o me mangaste unos litritos de agua en dulce de más. ¡El orgullo de Europa vecina!.

No hay comentarios: