martes, 9 de marzo de 2010

A vueltas con el IVA

Reacciones: 


Zapatero se ha sentado en el cómodo sillón de la televisión pública para ser entrevistado por tres amables funcionarios de la casa que temerosos han facilitado al Presidente toda clase de cómodas preguntas. En casa juega a gusto hasta el Real Madrid, y si no que se lo pregunten a Florentino. La verdad es que uno es aficionado a la política y me tragué la entrevista de principio a fin, pero como siempre sucede con este personaje, el que escribe estas líneas comienza por el color blanco para ir pasando al rosado y finalmente al colorado conforme escuchaba una tras otra las soporíferas respuestas, las indignantes mentiras y los alucinantes argumentos del personaje que habita en la Moncloa.

Tal vez uno de los más espeluznantes argumentos que me alteraron los niveles gástricos en dicha entrevista fue sin duda la justificación de la subida del IVA. Zapatero ni corto ni perezoso afirmó ante los telespectadores, que el atraco a mano armada que supondrá dicha subida, permitirá pagar el subsidio a 500.000 desempleados. ¡Toma Nisperos Julián!. Con los pelos como escarpias este autónomo no puede más que temblar ante el descaro de este tipo, máxime pensando que el argumento facilón lo escribió de puño y letra, a buen seguro, el pope de la UGT, Cándido Méndez, ¡otro gran economista!.

Subir el IVA es generar pobreza, contrariamente a lo que expuso días antes, esa señora a la que llaman Vicepresidenta económica (lo de económica, creo que es un adjetivo y no una función, porque al presi su trabajo le sale regalado), una tal Elena Salgado, cuyo mayor logro en Sanidad fue la ley del tabacazo, que casi arruina a miles de hosteleros. Esta señora que asevera, con gran desparpajo, que la subida de dos puntos del IVA no repercutirá en la economía, pues es algo apenas perceptible. Señora económica, permítame que le señale un par de cosas; dos puntos de bellón, en el momento en que más cuesta hacer negocios y cobrar para las empresas, nos supone encarecer precios o reducir márgenes, dos puntos supone atacar a la cesta de la compra, a los gastos fijos familiares y promover la economía sumergida, dos puntos señora económica, suponen dos pasos agigantados hacia el abismo del incremento de la pobreza.

Señor Zapatero, usted no puede justificar por otra parte a donde va dirigida la subida del IVA, y lo que es más importante no puede usted tratar a los parados cono los analfabetos funcionales, que en gran número usted precisa como votantes, de ninguna manera. Como señala Bernardo Rabassa hace un par de días en un excelente artículo; -a la subida del IVA le responderá el descenso del consumo, al menos del legal, aumento del mercado negro, el correspondiente aumento de la presión fiscal que puede llegar al 60% del PIB, no se crearan empresas nuevas-.

Añado, a las evidentes consecuencias que señala Rabassa, si no se crean empresas, tampoco se genera empleo, y si este no crece aumenta la lista de parados con lo que el estado aumenta su gasto en prestaciones, o sea, miel sobre hojuelas. Las subidas de impuestos solo traen paro, pobreza, injusticia social y generan a su vez más aumentos. La subida de impuestos supone menos libertad, incrementar organismos persecutores y un monstruo que no deja de crecer. Las Crisis traen inevitablemente, según la práctica, el crecimiento del estado para aportar soluciones erroneas y costosas, solo que pasada la crisis, el estado no vuelve atrás, no regresa al status quo, los organismos creados se mantienen y generan otros nuevos, así hasta alcanzar los niveles de España, donde no podemos sostener el leviatán de 18 administraciones públicas cargadas de funcionarios ociosos, políticos en busca de soluciones peregrinas y los consiguientes gastos inasumibles.

Hemos de poner un límite, alzar una barrera, y hacer que las imparables aguas de la marea generada por el crecimiento del estado, regresen atrás. Dejemos que el mercado se regule, absorba mano de obra, cierre las empresas que no funcionan, abra otras nuevas, y así podremos salir de la crisis. No precisamos orientaciones económicas alucinantes, ni leyes sostenibles, ni otras paparruchas caras e imposibles, el único papel del estado en estos casos ha de ser encogerse, reducir gasto, eliminar empleo público y reducir impuestos. Cualquier retraso en este aspecto o medidas contrarias, aseguran a nuestros bolsillos un largo paseo hasta poder finalmente otear la luz al final del tunel.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

este personaje como otros...solo piensan en sacr dinero sea como sea...sin pararse a pensar que lo único que consigue es al pobre empobrecerlo más y al rico...enriquecerle... el mundo al reves..

Mariazell dijo...

Tuviste gran mérito tragándote semejante entrevista, totalmente previsible, en la que sólo se iba a dedicar a alabar su gestión. Yo ni me molesté.
Desde luego clama el cielo que, en vez de reducir el gasto público, empezando por sus sueldos, nos suban el IVA para poder hacer frente al desfalco nacional. ¡Lo que nos quedará por ver!!
Un saludo