martes, 9 de diciembre de 2008

Cobardía y orines

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES
El jefe de los grupos de ETA, Aitzol Iriondo, se orinó en los pantalones al ser detenido. La valentía de este gudari, de los de toda la vida, se le fue, al parecer, por la vejiga. Es evidente que cuando se está dentro del infierno vasco, rodeado por tus amigotes de camada, lanzando cócteles molotov a los autobuses, destrozando cajeros y mobiliario urbano, te sientes muy valiente. Cuando vas a la espalda de un anciano, y le descerrajas dos tiros en la nuca, o vuelas el coche de un escolta, te sientes muy valiente. Pero el día que la Benemérita te coloca y te enchiquera, ay, ese día te falla la vejiga, porque ante tus ojos solo pasan los buenos ratos que vas a vivir en chirona.
No te preocupes hombre, que ya se ocuparan tus amigos de celda, las gestoras pro-amnistía y demás banda, en mantenerte la moral bien alta, harán lo posible porque tu mente no trascienda al mundo real, fuera de los muros que vuestros ideólogos han construido para vuestro espíritu. Te esperan muchos, y muy buenos años de tu vida a la sombra, sacándote la carrera by de face en la UPV sin mover un libro. Dentro de 20 años, que el tiempo no es nada, saldrás a la calle y podrás ir al Batxoki a contarle tus batallas a jóvenes como lo eras tú entonces, jóvenes que emocionados escucharán tus gestas, y en breve pasarán a engrosar las filas de las bandas callejeras, para al poco, también terminar enchironados. ¿Qué sentido tiene tu lucha entonces?, ¿Qué has logrado?, lo único que has conseguido con tu vida desperdiciada y las que te has llevado por delante, es que tus ideales e ilusiones se marchen por la pata abajo envueltas en orines.

1 comentario:

Ignacio dijo...

El pis de un etarra es como el acné de Hitler. Lo tienen todo para ser como los demás, pero no se les encuentra ni rastro de corazón.
Que lo llame su madre esta noche, que mientras a ella le contesta el "pajarín", a las de sus víctimas ya no les reponde nadie.
Ala majo, que 30 años no son nada.