miércoles, 11 de junio de 2008

Problemas y problemos

Reacciones: 

JOSE MANUEL ARECES
España esta viviendo las consecuencias de haber votado irresponsablemente a un gobierno fatuo, cutre-progre, voluble, carente de principios morales y analfabeto integral. Siempre he tenido bastante claro que tenemos lo que merecemos, en democracia lo que la mayoría merece, y vivimos una época de transición, como diría José Manuel Otero Novas, entre una fase apolínea y otra dionisíaca. Previo a ese retorno de los césares que la historia obliga, vivimos una fase de hedonismo, relativismo y pensamiento Alicia en estado puro, y de esta fase participa la mayoría de la sociedad.

Nuestros partidos políticos, aún siendo órganos opacos al cambio y a la democracia interna, no dejan de ser espejos de la sociedad, precisamente porque se nutren del poder precisan del marketing para atraer votos que sustenten la maquina, por ello considero que nuestros ministros y ministras, como diría la Bibi, bailan al son que les toque la calle. ¿Quién impone las modas?: los diseñadores y modistos, en política los asesores de estos seres permeables y mutables, de estos camaleones que son nuestros políticos, nos se engañen, es lo que hay, el asesor diseña el traje dialéctico e ideológico del político. El político es conservador, (de su sueldo y plaza), cobarde por naturaleza, y solo cambia cuando el gurú de turno les aconseja en ese sentido. Tal es así, que prueba de ello lo tenemos en el cambio de rumbo que planea Rajoy para el Partido Popular, Rajoy necesita ganar a cualquier precio y sus asesores le han dicho que el pueblo solo gusta de promesas fáciles, frases hechas, y melindres pactístas.

Entre tanto la especie política se debate por el poder, no queda tiempo para solucionar los problemas reales y sobre todo los problemas estructurales que asolan y amenazan a nuestra democracia. El toque de rebato del día a día, la tiranía de la televisión, la espiral de lanzar la idea más original que el contrario, y el querer aparentar nos ha dado una especie política acorde a las circunstancias oficiales. Al público no interesan catedráticos o empresarios viejos, calvos y barrigones capaces de aportar soluciones al gobierno del estado, se precisa telegénia, verborrea vacua y mucho espectáculo con palmarios, coros y danzas, en esencia esa es nuestra democracia, humo y sombras, artificio, virtualidad e inconsistencia. El debate intelectual queda para la segunda cadena. Aún no encontré un político que haya programado alguna solución con veinte años vistas, a excepción de los nacionalistas, que son más pacientes y tienen otros intereses y perspectiva histórica.

La sociedad prefiere negar la mayor como lo hacen sus políticos, aquí nadie se responsabiliza de nada, y esa falta de moral nos lleva de camino al fondo de un profundo pozo, y sin paracaídas.

España, no se engañen, es Bibi Aído con su neolengua progre-fémina, el Chiki.Chiki, la vuelta al centro moderado de Rajoy, Operación triunfo, el Gran hermano, los concursos millonarios, la sonrisa de Zapatero y demás fanfarria. Esa es la España oficial a la que todo vecino quiere incorporarse, la España real es mejor no reconocerla, la de la crisis económica, los transportistas clamando solución a papá estado, los agricultores arruinados, los intermediarios enriquecidos, la banca salvaje, la hiper-burocracia europea y la carencia de principios éticos y morales.

En diez años el mundo sufrirá unos cambios dramáticos a causa del crecimiento de la población, la pujanza comercial de los países emergentes, la escasez de recursos energéticos y alimenticios, la presión de millones de pobres sobre las fronteras, y la nueva era de xenofobia en las grandes urbes, el mañana se abre ente nuestros ojos cada día en los telediarios pero no lo queremos admitir, Entre tanto nuestros políticos se afanan en programar a corto plazo, huyen del debate intelectual, esconden el ala como hace la propia sociedad que solo quieren mirar a las próximas vacaciones y se dedican a traer ministras analfabetas integrales que solo aportan por todo currículo el efecto de imagen de ser la ministra más joven del reino. ¡Cosas veredes Sancho!.

2 comentarios:

Si te dijera que soy de dijo...

Todavía no acabo de comprender cómo es posible que hayan ganado las elecciones... no me lo explico.

Mike dijo...

Cuando nuestros gobernantes comenzaron a minar los princios correctos, los valores familiares, la libertad del individuo, la excelencia en el estudio y en el trabajo, comenzó el principio de la debacle a la que nos dirigimos sin remedio.