viernes, 13 de junio de 2008

Ministra Fistra

Reacciones: 
JOSE MANUEL ARECES
La titular del “misterio de igual-dá”, no contenta con recibir capones a diestra y siniestra de los pocos españoles que han leído algún libro más que ella, no se arredra y acusa a académicos (de ambos sexos) de machismo, y a periodistas de fascistas y fascistos. O sea todo el mundo está contra Bibi, pobre. De todas maneras no faltará algún intelectual necesitado de un empujón financiero que salga en defensa de la ministra igual-le-dá.


A pesar del chaparrón, nuestra amiga Bibi no calla ni debajo del agua, es impresionante como son estas élites llegadas a la capital, producto de la clase eterna gobernante de Al-ándalus. Es normal que la pobre acostumbrada a un patio más modosito y pesebrero, ande que no cabe en su escote, ante la saña burlona que puebla los mentideros de Madrid. No es lo mismo salir a dar una rueda de prensa en Cádiz o Sevilla, donde solo hay diarios y diarias amigos y amigas, que jugar en primera división nacional.

Bibi debe venir seguramente aleccionada por esas enormes, e ilustres intelectuales del pueblo andalú, que son Maleni y Carmen Calvo. Lógicamente cada cual aprende de donde mama, y es evidente que de donde nada hay, nada se puede obtener. Nacida y alimentada en un entorno tan monocolor, la criatura no ha visto ni conocido más mundo que el raca-raca ideológico de la famila sociata en versión andalusí. Dicho y hecha: la niña fue diseñada desde tiempos inmemoriales y programada en los laboratorios genéticos del doctor Franken-Chaves, o sea desde que andalusía es socia-lista. El producto acabado es esta ministra progre-feminista, analfabeta funcional, made in arrikitaún-pólis, ozu mi mare y olé er fino quinta, -que la niña tie mas zalero que toa la bahia de Cái-.

Es probable que no contenta con la tormenta desatada, por un quítame allá estas miembras, ordene preparar a sus asesores del “misterio” un argumentario completo en defensa de la neolengua fémina, y una campaña de toma del poder en la RAE. Probablemente propongan una muy necesaria ley de igual-dá que obligue a la paridá de asientos en tan arcaica institución de la derechona rancia antifeministra.

La campaña amenaza con desatarse inminentemente, pues ya nos adelanta esta genia de la palabra su argumento: que igual que la RAE aceptó el termino “Fistro”, de la misma manera debe aceptar su propuesta, que para eso es ministra, oiga usté.

Como acompañamiento a la campaña anti RAE, se preparan manifestaciones de folklóricas, cantautores, amigos del canon y titiriteros, asi como un concierto de Ana-Belén y Victor Manuel en apoyo de Bibi, todo financiado por el "misterio", claro está. "SALVEMOS A BIBI", será uno de los eslóganes más coreados, "BIBI FISTRA", será otro y con toda probabilidad no faltará el clásico: "BIBA LA BIBI", y hay quien propone algo tan radical como: "ACADEMICO AL GERIATRICO", y "EL DICCIONARIO PARA EL PUEBLO".

Vaya par que exhibe la Bibi, la soberbia o soberbío de señorita anadaluza, del cortijo del PSOE, es característica, mucho nos recuerda a esa soberbia de Maleni y Carmencita, que jamás dieron su brazo a torcer ante nadie, que pa eso son las que mandan ¡¡coño!! (o coña).

1 comentario:

César Acebal dijo...

Ja, ja, muy bueno, de verdad, José Manuel, tu articulillo sobre Bibi. Sería una columna periodística mucho mejor que la mayoría de las que leemos habitualmente. En serio, ¡enhorabuena!

Por cierto, ¿por qué muchos de los que nos definimos como liberales, cuando escribimos o hablamos acerca del gobierno, lo hacemos con humor y no con el odio que destilan la mayoría de los progres? Hombre, respondiéndome a mí mismo, diría que "porque, sino, qué otra cosa nos queda". O también que, ¿acaso puede hacerse otra cosa con esta gente más que tomárselo a guasa y pensar que no tenemos sino lo que nos merecemos?

Aunque, con iniciativas como las de la ministra de, ¿cómo lo llamó, nuevo modelo de masculinidad, o algo así?, realmente sí sería para ponerse serio porque, la verdad, mete miedo pensar hasta dónde son capaces de llegar esta gente en su intervencionismo. El mundo feliz de Huxley se queda corto, oiga.

Pero bueno, oye, la gente tan feliz. Si lo dice Guerra, santas pascuas; si tú o yo osamos criticar alguna de estas sandeces, ya sabes: "¡fascista, fascista!" (dígase esto echando espuma por la boca).

En fin. Lo dicho: mal que les pese, de lo malo nos quedará el sentido del humor y no acumular tanta inquina como ellos.