jueves, 28 de enero de 2010

El guirigay del cementerio nuclear

Reacciones: 


JOSE MANUEL ARECES.-
Asistimos una vez más a uno de esos patéticos debates, donde tanto se aprecia la falta de pudor de nuestros políticos, y el nulo interés que poseen por lo que realmente conviene a los ciudadanos. El debate se ha suscitado a cuenta de la necesaria construcción en nuestro país de un cementerio de residuos nucleares, y se ha montado un guirigay de dimensiones épicas, se lo aseguro. El, en su día, Ministro de Industria, José Montilla, firmó dicho proyecto como prioritario mas, lo que son las cosas, casualmente hoy la población de Ascó aspira como candidata a albergar en sus límites dicha instalación, y de repente este mismo señor Montilla que es hoy a la sazón, el Molt Honorable Presidente de la Generalidad Catalana, ha dicho que tararí que te vi al susodicho cementerio. Que la idea le parece estupenda, pero extramuros de Cataluña. Donde dije digo, hoy digo Diego, y mañana, solo Dios lo sabe. En medios políticos catalanes el consenso es más que sorprendente a este respecto y una formación pro energía nuclear como CIU, dice que naranjas de la china, que a ellos la pela y las inversiones sí, pero la basura para los charnegos.

Como en política van todos al lío como las moscas a la deliciosa miel, el debate se ha extendido por aquí y el más allá. El pasado 21 de enero el Ayuntamiento de Yebra, Guadalajara, decidió presentar también su candidatura para albergar el cementerio nuclear. Yebra tiene un sensato Alcalde del Partido Popular que ha pensado que los 40.000 euros diarios de bellón que se ofertan por dicha instalación, los quiere para su modesta vecindad, y ya está contando los puestos de trabajo con que beneficiar a sus convecinos. Pero como siempre alguien te aguará la fiesta, a este señor Alcalde, que toma decisiones en ejercicio de sus derechos, y se apoya en la ley y su corporación como es menester, ha venido a verle el espíritu de la contradicción y la acumulación de cargos, que es ni más ni menos que Doña Dolores de Cospedal, a la sazón Presidenta regional del PP Castellano-manchego y Secretaria general del PP nacional. Esta águila bicéfala, que como el Dios Jano posee dos caras y dos opiniones, según se tercie, aprueba una política de construcción de centrales nucleares como líder nacional y sin embargo su otra personalidad, la manchega para entendernos, salta al ruedo y como Don Quijote frente a los molinos, dice al Alcalde que nanai, que el cementerio no se planta en su pueblo, que se aguante las ganas, y a los vecinos que les busque trabajo en otro sitio, y que si el Alcalde se resiste, Dolores amenaza con tirar de expediente y lo manda al limbo de la política, o sea al grupo mixto. Bragada y astifina la señora bifronte.

Cómo podemos ver fuera de lo que son los discursos vacíos de contenido y sentido de cada cual, al final nuestros políticos son iguales, no importa el partido al que pertenezcan. Solo cuentan votos, apariencia, lo políticamente correcto, y apenas unas finas gotas de ideología para cambiar el tinte de cada cual. Pero de compromiso, de preocupación por los ciudadanos; cero patatero. El silente papel del votante de a pié consiste en ver, callar, encajar con resignación los golpes, y de paso acoquinar del erario familiar para financiar los desatinos de su representante de turno, Bonito panorama este que nos deja más secos que la mojama.

Llevamos años escuchando lo costosa que resulta la energía en este país, ¡qué nos van a contar a nosotros paganos profesionales!. Soportamos cada dos por tres el discurso cierto. que afirma que no es lógico comprar energía a Francia cuando podemos fabricarla aquí, pero el problema es, que nadie quiere construir centrales nucleares, y aún menos, nadie las quiere en la puerta de su casa. Las décadas pasan, perdemos competitividad, repartimos el sobrecoste a escote pericote entre cada ciudadano, y de paso benficiamos al vecino Francés, como siempre aquí no cambia nada.

Hora es que surjan políticos comprometidos, con palabra, y a ser posible, con sentido común. Si se defiende la energía nuclear hay que asimilar que esta genera residuos, y han de ir a alguna parte, verde y con asas. Para cuando lleguen las próximas elecciones y dichos políticos digan aquello de que tanto se preocupan por las familias, por nuestros bolsillos, y lo mucho que nos quieren de toda la vida, sirva el recuerdo de este guirigay nuclear para echar cuentas sobre lo que hacer con nuestro voto.

No hay comentarios: